Los métodos de trabajo que utilizamos se basan en las experiencias, las actividades globalizadas y el juego. Se aplicarán en un ambiente de afecto y confianza para potenciar la autoestima y la integración social, lo que se traduce en una METODOLOGÍA ACTIVA en la que los alumnos son los sujetos de sus aprendizajes, utilizando principalmente estrategias basadas en el juego, motor de todo el proceso de enseñanza/aprendizaje, y recurso didáctico por excelencia de todas las áreas del currículum.

GLOBALIZACIÓN. Cada propuesta de trabajo o actividad provoca la entrada en funcionamiento de todas las capacidades.

MOTIVACIÓN. Partiendo de aspectos conocidos y atrayentes para conseguir una actitud favorable hacia los nuevos aprendizajes y que éstos sean significativos. 

AFECTIVIDAD. Los sentimientos y las emociones, bases de todo aprendizaje efectivo, mueven los aprendizajes porque el alumno necesita sentirse querido para crecer en su autonomía y en la valoración positiva de sí mismo.

SOCIALIZACIÓN. Procurando la comunicación y la interrelación entre los miembros del grupo para desarrollar actitudes de ayuda, colaboración y empatía.

APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO. Facilitando que los niños sean los protagonistas de sus propios aprendizajes y que éstos puedan ser integrados en su estructura cognitiva porque sean motivadores, tengan un contenido significativo y se apoyen en conocimientos previos.

PREVENCIÓN Y COMPENSACIÓN. Proponiendo actuaciones dirigidas a la diversidad de peculiaridades personales, momentos evolutivos y ritmos diferentes de aprendizaje.

INTERRELACIÓN FAMILIA – CENTRO. Aunando criterios en la educación y los aprendizajes, evitando situaciones que puedan producir inseguridad en el alumnado y retrasar su desarrollo.